Aprende a definir objetivos SMART como las empresas de más éxito del mundo

Arma tus objetivos SMART

En artículos previos te hemos hablado de la metodología SMART y de sus beneficios para tu empresa. En esta ocasión, queremos ayudarte a definir objetivos SMART de forma eficaz, como lo hacen las grandes empresas.

Establecer objetivos es muy importante, pero cuando estos no se establecen correctamente no sirven de nada para tu empresa.

Prepárate para tomar las mejores decisiones para tu empresa. En Joe Moliner queremos ayudarte a hacer crecer tu negocio más rápido.

El planteamiento de objetivos básicos

Muchas empresas pasan años persiguiendo, replanteando, abandonando y retomando objetivos sin entender qué es lo que hacen mal. Una de las razones más comunes por las que los objetivos no se alcanzan es que se quedan en objetivos básicos.

Para que los objetivos de tu empresa sean alcanzables necesitan estar bien definidos, de lo contrario te arriesgas a perder tiempo y recursos.

Los objetivos básicos son una idea, no un destino; es decir, son necesarios, ya que sirven para definir objetivos SMART (por sus siglas en inglés):

  • Específicos.

  • Medibles.

  • Alcanzables.

  • Relevantes.

  • Limitados en el tiempo.

Tomemos como ejemplo una empresa que da servicio a ascensores. Su dueño, Andrés Alonso, establece año tras año con todo su equipo el mismo objetivo: ser la empresa número uno en el mercado.

Lo anterior suena sensato, necesario y muy claro: Entonces, ¿por qué no funciona?

Porque le faltan todas las letras de un objetivo SMART. Pero no lo desechemos: acordemos considerar este objetivo como una idea y trabajemos para convertirlo en un objetivo SMART.

La transformación de tus objetivos básicos en objetivos SMART

En todas las cenas de fin de año, Andrés Alonso toma la palabra y da un discurso inspirador. Procura agradecer a todos sus empleados y colaboradores su desempeño y se asegura siempre de cerrar su discurso diciendo: «El próximo año seremos la empresa número uno de servicio a ascensores en toda la ciudad».

Lo sabemos, la cena de Año Nuevo no es lugar para entrar en muchos detalles. El problema viene cuando en las reuniones de trabajo se repite el mismo objetivo sin entrar en mayores detalles. Les ha quedado claro a todos, incluso la idea es atractiva para todos; el tema es que nadie sabe cómo lograrlo.

En Joe Moliner creemos que los siguientes tres puntos son claves para definir objetivos SMART:

  • Definir el negocio.

  • Trabajar con un calendario.

  • Utilizar métricas por área.

Define claramente tu negocio

Cuando alguien te pide indicaciones para llegar a un sitio, probablemente lo primero que preguntes sea de dónde parte, porque ¿cómo trazar una ruta si sólo se conoce el destino, pero no el punto de partida? Lo mismo sucede con las empresas y sus objetivos.

Retomemos el caso de la empresa de Andrés Alonso. Lo primero que debe tener muy claro es qué lugar ocupa su negocio en el mercado; asimismo, debe saber cuál es su cartera de clientes actual, su margen de beneficio y su punto de equilibrio, entre otros datos importantes.

De igual manera, debe contar con información actualizada sobre su campo de trabajo: conocer cuántos edificios actualmente cuentan con ascensores, qué modelos tienen, en qué estado se encuentran…, porque, ¿cómo proyectar crecimiento y ser realista con los objetivos cuando se desconoce el terreno?

Este punto ayuda especialmente a definir tres de las cinco letras de los objetivos SMART:

  • Específico.

  • Alcanzable.

  • Relevante.

Así, Andrés Alonso puede pasar de ser la empresa número uno en el mercado a un objetivo mucho más específico, alcanzable y relevante, como, por ejemplo, aumentar la cartera de clientes en un 18 % (pasar de 450 a 530) en dos cuatrimestres.

Aprende a seguir un calendario para alcanzar tus objetivos

Como te comentamos en nuestro artículo sobre la metodología SMART, los objetivos deben ser medibles (M) y delimitarse en un lapso (T) determinado. De cualquier modo, Andrés Alonso no querrá esperar ocho meses para descubrir si su objetivo se alcanzó o no.

Establecer reuniones de seguimiento temporales es de gran utilidad para el alcance de los objetivos. Te permite:

  1.  Reestructurar aquello que no está dando resultado.
  2.  Fortalecer aquello que funciona, pero que podría funcionar mejor.
  3.  Continuar con aquello que marcha tal cual se planeó.

En la empresa de Andrés deciden realizar reuniones de trabajo mensuales con todos los departamentos para corroborar los avances. Idealmente, cada departamento ha establecido sus propios objetivos basados en el objetivo general de la empresa.

Sucede que, en la primera reunión, el reporte de todos los departamentos es «vamos bien»; en la segunda se repite: «vamos bien» y así sucesivamente. Dicen ir bien hasta que resulta evidente que no van bien: el tiempo se acaba y el objetivo no está ni cerca de alcanzarse.

¿Cómo es que no se dieron cuenta? Porque no tenían parámetros ni métricas establecidas que les permitieran saber si el avance de sus objetivos era aceptable o no. Esto nos lleva a nuestro tercer punto.

Conoce las métricas con las que trabaja cada área

No se puede medir el avance de Recursos Humanos del mismo modo que el avance de marketing.

 

La metodología SMART es mucho más compleja de lo que parece. Encuentra a un consultor o coach empresarial que te ayude a definir mejor los objetivos de tu empresa.

Cada una de las áreas deberá establecer sus propias métricas para evaluar el avance de sus objetivos. Si regresamos al objetivo de Andrés Alonso (incrementar la cartera de clientes en un 18 %), podríamos decir que:

  • 81 clientes: objetivo alcanzado.

  • 60 clientes: aceptable.

  • 40 clientes: poco satisfactorio.

  • 20 clientes o menos: inaceptable.

Tener claro cómo se van a medir los resultados ayuda a corregir estrategias cuando la proyección no es favorable. Al mismo tiempo, sirve como punto de partida para los objetivos del siguiente período.

¿Cómo te ayudarán los objetivos SMART?

Cuando algo no se puede medir, no hay manera de saber si se está alcanzando o no. La metodología SMART es la que dará sentido a cada uno de los objetivos de tu empresa.

¿Quieres saber cómo trabajar objetivos SMART por departamento? Echa un vistazo a nuestro artículo: en él te explicamos cómo definir objetivos por área de negocio y la importancia de alinearlos con el objetivo general de tu empresa.

 

Para que los objetivos de tu empresa sean alcanzables necesitan estar bien definidos, de lo contrario te arriesgas a perder tiempo y recursos.

Definir objetivos con la metodología SMART puede ser más complejo de lo que parece. En Joe Moliner estamos preparados para trabajar contigo en tus objetivos. Queremos ayudarte a hacer crecer tu negocio. Decenas de empresas nos respaldan.

Conclusiones

La metodología SMART puede ayudar a tu empresa a alcanzar sus metas gracias a sus cinco elementos clave.

Esta metodología cada vez cobra más fuerza, y su difusión la ha puesto al alcance de cualquier persona. No obstante, es importante que pongas en manos de un coach empresarial el planeamiento y el diseño de tus objetivos.

En Joe Moliner sabemos exactamente cómo definir objetivos SMART para diferentes sectores del mercado. Queremos conocerte para poder trabajar contigo.

Visita nuestro blog de Emprendedores ambiciosos, donde encontrarás más ejemplos prácticos y artículos de innovación empresarial que debes conocer.

Te puede interesar:

¿Sabes qué es el margen de beneficio y por qué es muy importante calcularlo correctamente?

¿Ya conoces Success leaves clues? La clave de los negocios exitosos.

Optimiza las tareas de tu equipo con comunicación empresarial eficaz.

Post relacionados

¿ESTÁS LISTO PARA LLEVAR TU EMPRESA

AL PRÓXIMO NIVEL?