Estrategia perfecta de growth hacking. ¿Cómo implementarla?

Estrategia de Growth Hacker

Toda startup y PyME centra sus esfuerzos en crecer. Para ayudarle, ha nacido un especialista: el growth hacker.

El Growth Hacking es una disciplina que busca, con el mínimo gasto y esfuerzo posibles, incrementar de forma rápida y notoria el volumen de usuarios, o ingresos, o impactos, de nuestra empresa.

Un especialista en growth hacking:

  • Se centra únicamente en estrategias relacionadas con el crecimiento del negocio.
  • Recaba y analiza datos y con ellos desarrolla hipótesis sobre posibles estrategias de crecimiento innovadoras.
  • Prueba esas estrategias, analiza los datos obtenidos y evalúa si funcionan o es necesario modificarlas o desarrollar nuevas.

El growth hacker ideal sabe cómo establecer prioridades de crecimiento, identificar canales para la adquisición de clientes, medir su éxito y garantizar el crecimiento.

Etapas de la estrategia de growth hacking 

Este proceso de crecimiento acelerado se inicia con un diagnóstico de tu empresa e inicia un ciclo de mejora continua. 

Haz un estudio de mercado

La información sobre tus clientes potenciales y reales es esencial, pues indica si tu producto satisface sus necesidades y respalda el prestigio de tu empresa.

El growth hacker puede centrarse en lo que dentro del pirate funnel se conoce como activación: conseguir que los clientes dejen su opinión sobre tus productos a través de formularios en tu web, comentarios en las redes sociales, mediante chatbots o en llamadas al call center.

Del análisis de estos datos se obtiene un diagnóstico y una necesidad: la de adecuar tus productos. 

Trabaja sobre la funcionalidad de tu producto

El growth hacking recomienda actualizar las características de un producto a intervalos regulares, de manera que sea universal en su utilidad. También es imprescindible corroborar que se sigue el camino correcto.

Para el adecuado seguimiento del grado de aceptación de un producto, poseer una página web funcional, clara e intuitiva es primordial, pues es el centro neurálgico de la recolección de datos.

Una estrategia adicional para llamar la atención sobre la nueva versión de un producto es hacer de la landing page una lista de espera virtual: «¿Quieres conocer las nuevas ventajas de la actualización de nuestro software? Apúntate en la lista de espera para estar entre los primeros en probarlo». 

Da a conocer el producto a tu target

Cuanto más específico sea el perfil del cliente al que diriges tus productos y servicios, más eficientes se harán, de manera que un growth hacker puede centrar parte de sus esfuerzos en redefinir el mejor target para el producto y darlo a conocer entre ese sector con diferentes estrategias:

  • Crear contenido de redes sociales.
  • Escribir libros electrónicos y libros blancos sobre el producto.
  • Realizar un podcasting de presentación.
  • Organizar seminarios web.
  • Realizar concursos y sorteos del producto.
  • Hacer que influencers reciban y recomienden tu producto.
  • Unirse a foros relevantes.
  • Enviar correos electrónicos con contenido SEO.

Prioriza el engagement

Para el growth hacker no basta con obtener leads cualificados: para crecer, una empresa necesita vender más y que esas ventas se mantengan en el tiempo. Con ese fin, existen diversas estrategias de engagement (compromiso) que crean lealtad en los clientes hacia una marca o un servicio.

Una de las más efectivas es la llamada product integration, que en sí misma es un ejemplo de la innovación que suponen las técnicas de growth hacking.

Unos de los ejemplos más logrados es lo que hizo Airbnb ante su principal competencia, Craigslist: aunque Airbnb ofrecía un mejor diseño y garantías en el hospedaje de viajeros en casas particulares, Craigslist tenía una base de clientes fieles mucho más grande.

De modo que, en lugar de competir con Craigslist, Airbnb integró ambas plataformas: los hospedajes que publicaba también se publicaban en Craigslist, por lo que amplió su clientela leal con los clientes de su rival.

Si todo ha salido correctamente, vuelve a empezar

El mercado evoluciona porque los clientes complejizan sus elecciones: cada vez son menos leales a una marca y sus productos y sus criterios de elección son cada vez menos evidentes. 

En un contexto en el que los precios de productos y servicios tienden a igualarse de una empresa a otra, el valor añadido que el growth hacker puede insuflar con su análisis de datos es esencial para conservar el liderazgo. 

De manera que, una vez que se logra el objetivo de cierto crecimiento y un aumento en las ventas, es necesario comenzar de nuevo: recabar datos que reflejen el comportamiento de los clientes para establecer una mecánica de autoanálisis y una mejora continua basada en las necesidades de los clientes. 

Conclusiones

El growth hacker es un especialista en impulsar el crecimiento de empresas nacientes, pequeñas o con dificultades. Combina el conocimiento de las estrategias de marketing con el análisis de datos y con una poderosa capacidad para comprender las tendencias.

Las estrategias del growth hacking se basan en dividir las acciones de una empresa en factores cuantificables a través de la data. Su bien más valioso es el comportamiento de los clientes: la aceleración en el crecimiento de una empresa es proporcional al aumento de sus clientes leales.

Implementar estrategias de growth hacking a través de un especialista puede ser ese detonante que le falta a tu negocio para expandirse. En Joe Moliner podemos brindarte toda la asesoría que necesitas para ampliar tu base de clientes y conservarlos con el tiempo. Ponte en contacto con nosotros y te daremos las herramientas que necesitas.

Te puede interesar

Aprende de los empresarios exitosos.

¿Por qué es vital digitalizar tu empresa?

¿Qué es el growth hacking?

Post relacionados

¿ESTÁS LISTO PARA LLEVAR TU EMPRESA

AL PRÓXIMO NIVEL?